Rockwerchter 2010 (I)

Ya estamos de vuelta. Tras un día de viaje y unas cuantas horas de sueño ya nos hemos conseguido reponer de este intenso primer fin de semana de Julio. Leyendo ahora la página del festival, dicen que para esta trigésima sexta edición se reunieron 320.000 personas, a razón de 80.000 por día. Una auténtica pasada, pero que sabiendo cuando entrar no supone ningún problema para ver los conciertos desde una buena posición. Muy buena organización, dicho sea de paso, y grandes grupos, que es lo más importante. Vamos con el repaso.

Jueves 1 Julio

Tras plantar la tienda en el camping (el b0 escogimos este año), dormir lo que nos dejó el calor, nos dirigimos hacia el recinto. El escenario estaba vacío, porque realmente no había nada interesante hasta media tarde, así que cuando llegaron las cinco nos dirigimos a ver a Skunk Anansie, que daban su primer concierto en tierras belgas en bastante tiempo (desde que se habían separado). No los conocía, y empezaron un poco machacones, quizás demasiado, pero a medida que iba transcurriendo el concierto me fueron convenciendo poco a poco…Sonaron potentes, y las canciones del supuesto nuevo disco que están grabando parecían interesantes. Habrá que escucharlo en cuanto esté disponible. Skin, la carismática cantante consiguió animar al público, que en gran parte no estaba allí por ellos, con varios stagedives.

Después de los británicos, llegaron los franceses Phoenix, que venían presentando su aclamado último disco, Wolfgang Amadeus Phoenix y que pese a una buena ejecución no me llegaron a convencer, y eso que me encantan. Quizás por que el Main les venía grande, por falta de actitud (demasiado señoritos por momentos) o porque simplemente sus canciones son más para otros recintos el concierto de los de Versailles defraudó un poco. Eso sí, firmaron un final muy bueno, con Rome y una perfecta 1901, con un Thomas Mars entre el público.

Sin pena ni gloria, en su primera visita a Werchter.

Stereophonics fueron los siguientes en aparecer por el escenario principal este primer día de festival. Nunca había escuchado con demasiada atención a estos galeses, pero tras el gran concierto que ofrecieron seguro que lo haré porque tocaron centrados en su controvertido último disco “Keep Calm And Carry On”, pero sin dejar de lado sus canciones más míticas como Maybe Tomorrow, Just Looking o una enorme Dakota, poco más que un himno, por lo que pude escuchar a la mayor parte de la gente cantándola. De lo mejor del viernes, y del festival incluso.

Y digo de lo mejor, porque lo mejor estaba por llegar. Muse volvían por quinta vez al Werchter, y como siempre, se mostraron infalibles. Con un inicio calcado al de Madrid y un setlist visiblemente más reducido a formato festival, los de Devon se presentaron con mucha menos parafernalia que en el Vicente Calderón, solamente con unas cuantas pantallas hexagonales en las que se veían imágenes de ellos semidistorsianadas. Típico de ellos. Lo bueno de esta ocasión fue el librarse de Neutron Star Collision y de la Exogenesis, terminando con Stockholm Syndrome y volviendo en un encore reducido con Plug In Baby y Knights Of Cydonia donde eché de menos Take A Bow.

Lo de ver a Faithless quedó para otro día, porque el cansancio era importante, así que a descansar para el viernes.

Viernes 2 de Julio

El viernes era el día de Green Day, y toda la programación del día estaba orientada hacia ellos, excepto la de unos desubicados Editors, que mucha gente vio pasar por el Main como mero trámite para ver a Billie Joe y compañía. Empezamos el día con los americanos Rise Against, quienes dieron uno de los conciertos del día haciendo un repaso a sus dos últimos discos, y demostrando porqué son una de los mejores grupos de hardcore melódico de la actualidad. La voz de Tim McIllrath impecable y el setlist,  a pedir de boca. Comenzaron con Collapse y Re-Education, para continuar con otras como Savior o The Dirt Whispered. A final del concierto, Tim apareció solo acompañado de su acústica para tocar Hero Of War y una coreadísima Swing Life Away. Volviendo a la electricidad, finiquitaron su visita con Give It All y Ready To Fall. Enormes. We are Rise Against from Chicago, Illinois! Thank you very much! Gracias a vosotros.

Salimos rápidamente de Rise Against para ver una de las bandas que para mí más proyección internacional tienen, The Gaslight Anthem. Rock clásico tocado con actitud punk, que cada vez recuerda más a su adorado Bruce Springsteen. 15 canciones entre las que no faltaron clásicos como The 59 Sound, Miles Davis & The Cool o temas del nuevo disco como American Slang o Old Haunts. Cerraron con mi favorita The Backseat y se crearon una buena base de fans en Werchter. Espero que la próxima vez que vuelvan sea para tocar en el Main Stage. De vuelta al Main, llegamos para ver la mitad de los voluntariosos Paramore, quienes con Hayley Williams a la cabeza, dieron un buen concierto, muy por encima del nivel ofrecido por los siguientes en tocar, los sobrevalorados 30 Seconds To Mars, que enfin, mejor no hablar de ellos.

Tras el suplicio de Jared Leto (ojo a las pintas), salieron a la escena Editors, quienes dieron uno de los conciertos del festival sin duda. Y eso que no tenían delante a su público, ya que la mayor parte de la gente se limitaba a dar palmas sin inmutarse ni acompañar cantando a un Tom Smith que cada día crece más como frontman de una banda en auge. Con canciones de sus tres trabajos, destacaría por decir algunas Bullets, Eat Raw Meat=Blood Drool (probablemente mi preferida del nuevo disco), Munich o Smokers Outside Hospital Doors. Un concierto propio de un gran grupo, bastante por encima del que dieron hace 15 días teloneando a Muse en Madrid. Veremos por donde van sus siguientes pasos.

Después de los británicos y puntuales como clavos a las diez y media de la noche, aparecieron por el escenario unas de las leyendas (guste o no) del punk-rock, los californianos Green Day. Iba sobre aviso y no me llevé sorpresa. Las dos horas y media de Green Day se hicieron eternas, y no porque el setlist no fuese el adecuado, sino por lo repetitivos que llegaron a ser. Aquello parecía un circo más que un concierto. Eos Eos Eos, gritos, gente subiéndose al escenario canción sí y canción también, Billie regando a la gente con una pistola de agua, medio Werchter subido con ellos en King For A Day, en lo que parecía más una charanga que un concierto y (reconoceré que esto me hizo gracia), camisetas repartidas con una especie de bazooka. Se me pasó por la cabeza escaparme a ver a Lcd Soundsystem que la estaba armando en la pirámide, pero bueno, Green Day es Green Day, y esas ganas se le pasan a uno cuando esta gente se dedica a tocar con una ejecución perfecta canciones míticas como Jaded, She, Longview o Basket Case, combinadas con himnos del siglo pasado ya como Boulevard Of Broken Dreams, American Idiot o una Jesus Of Suburbia enterita, se agradeció. Terminaron con Time Of Your Life, como viene siendo habitual y dejaron un buen sabor de boca, aunque no puedo dejar de preguntarme cómo sería un concierto de los americanos si se dedicasen a tocar y reduciesen sus efectismos a lo mínimo. Lo que hicieron Pearl Jam el domingo vaya.

Anuncios

4 thoughts on “Rockwerchter 2010 (I)

  1. Supongo que el concierto de Muse aqui en Santiago será similar a ese, un formato mas adaptado a un festival , quiza con menos parafernalia que cuando actuan solos. Me parece raro que los Phoenix no estuvieran muy bien, seimpre hablan bien de sus conciertos… Editors son un grupo que tengo pendiente, la verdad, tengo ganas de verlos en concierto.

  2. Pingback: Con American Slang, de promesa a realidad « Musicvectors

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s