Rockwerchter 2010 (II)

El sábado y el domingo fueron días opuestos. El primero tenía la peor programación de todo el festival, y el segundo, una serie de conciertos encadenados más que interesante. Ahí vamos con la segunda y última parte del repaso.

Sábado 3 de Julio

El día más flojo del festival era propicio para pasárselo en el escenario pequeño o viendo los cuartos de final de la Copa del Mundo si nos ponemos. Fuimos prontito hacia la pirámide, donde cuando llegábamos finalizaban su actuación unos Delphic aclamados por un público que mayoritariamente parecía conocerlos. Nosotros esperamos hasta que salieron a escena unos aplaudidos Temper Trap. Los australianos firmaron una buena actuación, tocando las mejores canciones de su único disco, Conditions, y liderados por su carismático Mandagi, que goza de una de las mejores nuevas voces del panorama independiente. Esto y un más que correcto apoyo instrumental, hace que canciones como Fader, Love Lost o la archiconocida Sweet Disposition brillen en directo.

El siguiente concierto que pudimos ver ese día, tras ver el baño de Alemania a Argentina fue el de Florence And The Machine, que sinceramente, todavía no soy capaz de entender como logró reunir a tal cantidad de gente alrededor de su escenario. Es verdad que tiene canciones con gancho, como Rabbit Heart, You Got The Love o Dog Days Are Over, pero no deja de cantar un pop facilón y cansino hasta cierto punto. Me quedo con la ruidosa Drumming Song (y con la voz de Florence Welch, eso sí). De ahí al partido de España y después al espectáculo pirotécnico de Rammstein, quienes nunca me han gustado, y siguen sin hacerlo. A descansar para el domingo.

Domingo 4 de Julio

El domingo era el día grande, así que nos dirigimos prontito hacia el Main Stage, donde tras la cancelación de Wolfmother actuaban los Black Keys. El concierto que ofrecieron fue uno de los mejores de todo el fin de semana, y es que tiene que ser difícil enfrentarse a todo el público en un escenario de tal calibre con el único apoyo de tu batería (enorme, por cierto) y de tu propia guitarra. Pero Dan Auerbach es un músico de los de antes, y pasa de todo lo relacionado con la imagen de manera escandalosa. Es por ello, que tocaron las canciones que les dio la gana, sin centrarse excesivamente en su fantástico último disco, Brothers, del que solamente tocaron, que yo recuerde, Everlasting Light, Next Girl, She’s Long Gone y Ten Cent Pistol, en un concierto de unos quince cortes. Sabía que iban a dar un buen concierto, y cumplieron las expectativas sobradamente. Muy recomendables.

Tras los de Ohio, aparecieron los primeros representantes de la costa oeste de la tarde: Alice In Chains. Reconozco que nunca los había escuchado con mucha atención (me pillaron muy joven), pero sí que había leído que había cierta controversia alrededor del nuevo cantante, al haber muerto el mítico Staley, una de las voces del grunge. Lo cierto es que el sustituto, William DuWall, no lo hace nada mal, adaptándose a los antiguos temas y impregnando los de su nuevo Black Gives Way To Blue con una gran voz. La gente más mayor disfrutó con ellos (Dave Grohl incluido desde el lateral del escenario), pero no fueron más que un trámite para la mucha gente allí agolpada para ver a las siguientes bandas.

Los neoyorkinos Vampire Weekend eran los siguientes, y en lo que fue su segunda actuación en Werchter convencieron a más de uno. A mí me resultan un poco repetitivos en disco, pero no fue así en concierto, donde tocaron hasta 17 canciones (es lo que tiene que sean tan cortas) de sus dos únicos trabajos e hicieron bailar a las 80.000 personas allí reunidas. Es verdad que son unos pijos adorables, pero eso da igual cuando son capaces de reproducir con tal realismo esos beats y sonidos tan complejos de sus trabajos. Destacaron Cousins, M79, A- Punk y una coreada Mansard Roof en la que Ezra invitó a bailar a todo el respetable. Terminaron con Walcott y dejaron muy buenas sensaciones.

Tras ellos llegaron los Them Crooked Vultures, uno de los conciertos más esperados del día, a juzgar por el número de camisetas del supergrupo que se dieron cita entre las primeras filas del público. A las siete de la tarde aparecieron por allí como si nada John Paul Jones, Alain Johannes (de los Queens Of The Stone Age), Josh Homme (su líder) y un aplaudidísimo Dave Grohl, que parece que allá donde va se gana la simpatía de todos. Batería potente, largos desarrollos de guitarra e improvisaciones continuas de Jones y Johannes, que menudo par de fieras. Abriendo con No One Loves Me & Neither Do I, destacando Scumbag Blues a mitad de concierto y finalizando con Mind Eraser, No Chaser (una canción autobiográfica, según dijo Homme), los Vultures dieron un concierto demasiado largo y machacón para mí gusto, y supongo que será cuestión de gustos, pero yo prefiero a cada una de las bandas por separado, que a los tres juntos. Notables aún así.

Arcade Fire eran los siguientes, y personalmente mi concierto más esperado de los cuatro días. No los había visto antes, pero había oído maravillas de su directo hiperactivo e hiperpoblado. Y así fue. Hora y diez minutos fue lo que estuvieron los canadienses sobre el escenario, tiempo más que de sobra para tocar sus canciones más representativas de sus dos primeros discos y hacer una presentación (demasiado extensa para mí, 5 canciones de 13) de lo que podremos escuchar en su esperadísimo The Suburbs. Canciones como Month Of May, Ready To Start y sobretodo We Used To Wait no pintan nada mal en directo, pero supongo que por la falta de conocimiento del público, la gente disfrutó más con los clásicos. Normal, Keep The Car Running, Intervention, Rebellion, No Cars Go suenan a gloria en directo, por no decir que el final con Wake Up, fue sencillamente de lo mejor de los cuatro días. Los chicos de Montréal siguen inspirados, y esperemos que por mucho tiempo.

El día terminó con Pearl Jam, y menudo cierre que se marcaron los de Seattle. Puntuales empezaron a sonar los primeros acordes de Do The Evolution y la masa de gente allí congregada, de una media de edad de unos 25-30 años comenzó a vibrar con Eddie Vedder, Cameron y compañía. A partir de ahí, hora y media de concierto (media hora menos de la que tenían programada) en la que tocaron la mayor parte de sus éxitos incluidas Corduroy, Even Flow, Got Some o Why Go. Se echaron de menos algunas canciones de su mítico Ten, como Jeremy o Black, o alguna del magnífico Yield, pero el final con Alive y la cover Kick Out The Jams con Dave Grohl tocando la pandereta con Matt Cameron estoy seguro que dejó contento a todos. Tras ello, unos fuegos artificiales con una PJ enormes de fondo y final del Rockwerchter 2010, un momento para recordar.

Anuncios

One thought on “Rockwerchter 2010 (II)

  1. Pingback: Lo mejor de 2010 (del 10 al 1) « Musicvectors

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s