Arcade Fire – The Suburbs

¡Feliz año nuevo!; sí, así es, podríamos decir que el 2010 ya ha acabado, ya hemos visto todo lo que queríamos ver y ya tenemos todo lo que nos esperábamos de el, el nuevo disco de Arcade Fire ya esta en los numerosos uno de muchas listas de ventas y está mil y un veces filtrado en centenares de blogs. El mundo de los indie-modernos que pueblan nuestro planeta se detuvo una semana antes de que el disco se publicara oficialmente el 2 de Agosto, hasta esa fecha muchos ya habíamos escuchado el nuevo disco de la que es probablemente una de las bandas mas inspiradoras y talentosas de nuestro tiempo , ya sé que esto también se dice de grupos como Muse, Interpol o Radiohead, pero si se habla de Arcade Fire, es ya hablar de otra cosa. 2 años después de el reivindicativo Bible, que situaba a Arcade Fire en el ojo de la esfera musical alternativa, ya esperábamo su nuevo disco como agua de Mayo, vino y como siempre en estos casos , vino y armó mucho ruido, y para ello Arcade Fire se inspiró en la zona más desangelada de un estado o provincia, esa que ni cuenta con los beneficios de la gran ciudad ni de un pueblo pequeño, para realizar una nueva metáfora sobre la falta de sentido de la vida.

‘The Suburbs’ se abre con la canción que le da nombre, una de las pistas que conformó la doble cara A adelanto de este álbum hace unos meses. El tema habla en pasado sobre la juventud o la infancia y la pérdida de la inocencia. Como carta de presentación, el disco desarrolla una lucha, una lucha desde las adversidades en el extrarradio hasta la lucha interna a través de años de juventud, pero que no terminará sino con más grandes decepciones, tanto en lo laboral, como en lo personal o incluso en lo artístico, como se advierte en canciones como Ready to Start, Rococo y Wasted Hours.

“The Suburbs”, que está recibiendo comparaciones con ‘OK Computer’ más que por su sonido por su concepto, nos habla de una escapada a la gran ciudad que topa con el chasco de un mundo moderno que aporta igual grado de infelicidad. Dos de las canciones que más claro nos lo dejan son la misma ‘Rococo’, en la que se burlan de lo vacuo de los modernos, y ‘Deep Blue’, titulada así en honor a la máquina creada para derrotar al campeón de ajedrez Kasparov en 1996, en la que se llega a concluir que “el mañana no significa nada”. Sensaciones de desencanto sobre el presente que también aparecen en ‘Modern Man’, de todo salvo un elogio del hombre moderno, o en temas como ‘We Used To Wait’, en el que cantan “nuestras vidas cambian vertiginosamente, pero espero que pueda quedarnos algo puro”, como dejando caer que todo cambio sucede para mal.

Arcade Fire nunca brilló por ser un grupo de letras excelentes, pero en este caso, el significado de sus palabras adquiere un mayor valor en el mérito de formar un conjunto tan potente a partir de un vocabulario y unos recursos tan escasos. A ello contribuye, por supuesto, la fuerza de unas canciones que cada vez dejan más atrás la pomposidad, las florituras y los cambios grandilocuentes de ‘Funeral‘. Aún aparecen algunos dejes en el tipo de arreglos o en algunos finales (’Suburban War’), pero como anunciaban en ‘Neon Bible‘, el grupo está más contenido, uniendo a fans y detractores optando por lo intermedio. A todas luces, es una gozada escucharles así de comedidos. El grupo tiene los conocimientos para dirigir mil y un instrumentos, pero la delicadeza con que emerge el piano en ‘Deep Blue’, uno de los grandes “growers” del álbum, produce sensaciones tan intensas como aquellas pistas que pegan desde los primeros instantes (’Empty Room’, la ramoniana ‘Month of May’). Como curiosidad, la estructura circular del disco, que se cierra con un “reprise” de ‘The Suburbs’, no se limita a este detalle, sino que la pista 2 y la penúltima presentan los arreglos más synthpop, en ambos casos de manera triunfal y abriendo puertas para el futuro, pero aún de manera más interesante en el último caso, el de ‘Sprawl II (Mountains vs Mountains)’, en el que merece la pena detenerse. Un remordimiento aliviado con el mencionado “reprise” de ‘The Suburbs’, en el que Win se autoconvence: “Si pudiera tener todo el tiempo que he desperdiciado… lo desperdiciaría una y otra vez, una y otra vez”.

Con este gran disco, en el que sólo sobran un par de pistas, se abre un interesante debate sobre si estamos ante el mejor álbum de Arcade Fire. Será difícil convencer a los numerosos fans de ‘Funeral‘, pero sobre muy pocos grupos la discusión ha lugar con sólo tres álbumes en el mercado.

8,5/10

Edu.

Anuncios

One thought on “Arcade Fire – The Suburbs

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s