Notas del FIB 2011: un repaso (I)

El FIB es el FIB y lo demás son festivales…

…ya estamos en casa, y la depresión post-festivalera se cierne sobre nosotros. Han sido cuatro días de música, fiesta y disfrute en los que hemos tenido tiempo de descubrir cosas nuevas, de sorprendernos con propuestas arriesgadas, de llevarnos decepciones y sobretodo de quedarnos afónicos entonando los himnos de algunas de nuestras bandas favoritas, que se pasaron por esta décimo séptima edición del Festival Internacional de Benicássim en el que hemos disfrutado como niños. Más allá de polémicas que surgieron los meses previos al festival, a saber: la confirmación de Julieta Venegas, la falta de un cabeza de cartel de categoría para el jueves, el tema de los horarios…la realidad es que la organización del FIB funcionó de manera generalmente correcta, y la mayoría de las quejas podrían orientarse hacia el excesivo precio de la bebida (tanto fuera en el camping como dentro del recinto de conciertos) y al ridículo volumen del escenario Maravillas, que obligaba a mantener la atención en el sonido si no querías perderte en medio del solo de Reptilia a eso de las dos de la mañana, suponemos que con la intención de no interferir en los conciertos de los otros dos escenarios. Comenzamos el repaso a nuestro particular recorrido por este FIB 2011, en el que nos quedamos con ganas de presenciar alguna actuación más (véanse Anna Calvi, Nudozurdo, James Murphy, Beirut o Catpeople) señalando lo más destacado de cada jornada.

Jueves 14 de Julio

El concierto: Dorian

No deja de resultar paradójico que una de las bandas con las que más hayamos disfrutado el primer día de festival tuviera que venir desde Barcelona para hacer bailar a un FIB Club que me atrevería a decir que se les llegó a quedar pequeño por momentos. La agrupación catalana volvía al FIB cuatro años después presentando La Ciudad Subterránea y dispuso un concierto de apenas una hora en el que hubo espacio para todos sus grandes éxitos, incluida una ultracoreada ‘Cualquier otra Parte’ que nos puso a tono para lo que venía más adelante. Pueden gustar o no, pero Dorian tienen canciones.

La sorpresa: Gasteiz Gang

La semana previa al comienzo del festival nadie había oído hablar de Gasteiz Gang, de hecho ni figuraban en un cartel con un superávit de pinchadiscos espectacular. Sin embargo, el jueves, el 30% de españoles que la organización afirma que acudieron a Benicássim este año, lo tenían claro, su sitio en el recinto a las dos de la mañana se encontraba en el FIB Club. Allí apareció el ex-futbolista Gaizka Mendieta para poner patas arriba un escenario repleto de gente con ganas de bailar al ritmo de la música principalmente sesentera que el vasco se encargó de pinchar durante dos horas con la ayuda de Juan Vitoria. Empezaron así y poco más recordamos.

La diversión: Chase & Status

Totalmente confirmado. Cruzarse el recinto en mitad de la sesión de Gasteiz Gang para presenciar el final de los británicos Chase & Status en el Fiberfib fue una de las mejores decisiones que tomamos durante todo el fin de semana. El FIB es cada día más británico y quedó demostrado en el concierto que ofrecieron una de las bandas más de moda entre los chavs del norte de Inglaterra: con recientes quemaduras del sol castellonense y etílicos, coreaban todas y cada una de las canciones de esta formación de pseudo-dubstep que se encargó de repasar sus trabajos previos antes de cerrar con una macro celebrada ‘Time’ y poner el broche con un bis vía ‘Blind Faith’ del que ahora mismo sólo recordamos luces. Obesísimo que díria alguno.

Viernes 15 de Julio

El concierto: Art Brut

‘We are The Morning Benders and we’re going to do an Art Brut covers’ gig’. Así se presentaba la banda encargada de sustituir a los Morning Benders el viernes en el FIB Club: con ganas de marcha. Y vaya si la dieron. Lo que allí se presenció fue un concierto de rock and roll macarra, lleno de puentes, delirantes conversaciones, paseos y crowdsurfing de Eddie Argos entre el público y fiesta, mucha fiesta, con la que fueron capaces de llenar hasta la bandera un escenario en el que al comienzo se podía entrar en primera fila sin el más mínimo esfuerzo. Los conocíamos de oídas, pero estoy seguro de que no somos los únicos que nos uniremos a su propuesta tras su espectáculo en la medianoche del viernes.

La decepción: Brandon Flowers

No nos vamos a engañar, el disco de Brandon Flowers en solitario nos pareció un soberano coñazo cuando lo escuchamos por primera vez, pero esa no es la razón por la cual el líder de los Killers aparece aquí. Somos de los que pensamos que si un festival te contrata para presentar tu trabajo (sea cualsea), pues vas, lo presentas y punto, pero también opinamos que es rídiculo venir a promocionar tu álbum en solitario y cerrar tu actuación con una versión lamentable de ‘Mr. Brightside’(¿dónde estaban las guitarras?). Porque cuela el numerito de meter un ‘Read my Mind’ a mitad de concierto para animar un poco a los miles de personas congregadas en el Maravillas, pero terminar con una canción que no vienes a presentar nos parece de poca decencia. Concierto por contrato y sin fotógrafos en el foso por petición expresa de Flowers.

La diversión/arrogancia: The Strokes

Aquí vamos por partes. Que levante la mano todo aquel que presente en el Maravillas el viernes a la una de la madrugada no disfrutase con la retahíla de éxitos que Casablancas y sus compañeros despacharon de manera solvente (problemas de volumen aparte): NYC Cops, Reptilia, Whatever Happened, Someday…la lista es interminable, y quedó patente cuando al terminar el concierto nadie era capaz de nombrar una canción que se hubiera quedado con ganas de escuchar, excepto menciones a temas de su irregular Angles, del que sólo tocaron cinco cortes. El problema con los Strokes viene en lo de siempre: la pose de estrellita de rock del palo de Casablancas con su chaqueta de cuero, gafas de sol a las dos de la mañana, cero interacción con el público, dos minutos entre canción y canción…y sobretodo una falta de profesionalidad alarmante, pues tener un slot de hora y media y salir 10 minutos tarde y recoger el petate 15 minutos antes de tiempo sin reaparecer ni para un triste bis de dos canciones siendo el cabeza de cartel nos parece bastante triste. Nada nuevo, por otra parte.

* (Fotos del Archivo del Fib. Gracias a Óscar L. Tejeda y Liberto Peiró)

Anuncios

One thought on “Notas del FIB 2011: un repaso (I)

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s